Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2018

EL BÚHO, MATAR...PLACER DE LOS DIOSES

Capítulo 10

Imanol se paseaba con impaciencia, actitud impropia en él, por el suntuoso salón comedor. Había fijado para las cinco de la tarde la hora del encuentro con Bravo Murillo y éste aún no aparecía.
_ ¿Dónde rayos se habrá metido ese imbécil? _ explotó golpeando el puño sobre la mesa ya dispuesta con una exquisita merienda. Los delicados platos de porcelana, como ágiles saltimbanquis, volaron por los aires desparramando sobre la alfombra persa las distintas confituras que con gran esmero había preparado la cocinera aquella mañana. La jarra de leche se tambaleó sin llegar a derramarse.
Talibah, al escuchar el alboroto, se apresuró a averiguar que ocurría.
_ ¿A qué se debe tanto nerviosismo? _ preguntó mientras acomodaba el desastre provocado por Imanol.
_ No estoy nervioso _ ofuscado se plantó frente al ventanal que daba a la entrada del palacio. El torso erguido, las manos entrelazadas en la espalda y la vista fija en el sendero por el que llegaría su invitado.
Talibah prefirió…

EL BÚHO, MATAR...PLACER DE LOS DIOSES

Capítulo 9

Mientras Talibah meditaba encerrada en su habitación, Imanol buscó refugio en su laboratorio. Allí siempre encontraba la serenidad y el equilibrio que lo volvía a su eje.
La historia de Corinne lo había conmocionado. No concebía la violencia ejercida contra la persona amada.
"Maté y violé a esos insectos, niños mal vivientes sin una meta en la vida. Eso no tiene relevancia alguna, al contrario, mis actos están justificados", reflexionó. "Lo hice por el avance de la ciencia y claro está, no voy a mentirme, por placer personal", se rió. Luego de encender la lámpara de gas ubicada sobre la mesa del instrumental quirúrgico, se sentó en uno de los cuatro sillones tapizados en cuero negro que Talibah distribuyó en el lugar para su comodidad. Antes, buscó en el bargueño estilo inglés una copa y una botella de brandy.
Al tiempo que la bebida calentaba su garganta, los pensamientos seguían su curso.
"Pero lejos de mí maltratar al dueño de mi corazón. Bueno, …